Cuba Y el apartheid de fes, ¿ayer o ahora?

No quiero hablar boberías. Quizá por eso no debo decir que en Cuba ahora mismo se coarta la libertad religiosa. Sería desleal. Desleal con la otra Historia que falta contar. Sería burlarme en la cara de esos cientos de creyentes a quienes cortaron en tiras la vocación, que fueron expulsados de sus centros de trabajo, que reposaron sus cabezas en la cama de una cárcel, o que la hostilidad obligó a un exilio real y en múltiples sentidos.
No hablo de otro país, hablo de esta Isla. Eso sí: me refiero a otra época. Los años en que una nación optó por no creer en nada ni en nadie. La encarnación de Elpidio Valdés avivando una hoguera de Biblias quemadas.
Hasta hace poco era impropio que la televisión trasmitiera un “Gracias a Dios”, “Dios mediante”, “Dios lo tenga en la gloria”, y otras frases que el coloquialismo cubano ha molido al punto de perder su sentido religioso. Al interior del encartonado y a ratos inverosímil discurso de los medios era out por regla dejar pasar bolas como esas. Una mentalidad hija de un contexto.

Si la nuestra es la generación del Re-invento, la de nuestros padres es, creo yo, la del Miedo. Miedo a argumentar por qué pensabas distinto, que no estabas de acuerdo, que querías viajar por el mundo, que ayer hablaste con el primo que se fue para Miami. Era también el miedo a decir que asistías a la iglesia. Los creyentes padecieron una verdadera segregación. Ya hemos hablado algo del ámbito social: prohibido acceder a un rosario de carreras en la educación superior, y a ciertos puestos de trabajo.

Pero en el aspecto político su voz era también silenciada. El Partido Comunista, único legal en la Isla, no admitía en su membresía a ningún religioso confeso hasta inicios de los 90′. De manera que la voz y las preocupaciones de ese sector poblacional no tenía posibilidad siquiera de elevarse ante los decisores.
A ello sumamos que las instituciones dadoras de sentido como la escuela y los medios de comunicación reforzaban el ideario antirreligioso como paradigma de progreso. Una pastora me contaba días atrás que ella quiso ser psicóloga. Pidió la carrera en su juventud, durante los años 70′. Pero esa y otras profesiones, como el periodismo y la pedagogía, no admitían la entrada de religiosos. Imagino el expediente, el lápiz rojo y la vocación destrozada de quién sabe cuánta gente como aquella mujer anónima.
¿Alguien recuerda las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP)? He estado tentado a llamarlas Campos de Concentración. Es un término simple, entendible; pero que usado en este caso desvirtuaría la palabra. Aunque se cometieron abusos de poder y maltratos habrá que darle otro nombre…como a casi todo en Cuba.
Yo llegué a ellas a través de unas pocas líneas; mencionadas al descuido en libros y revistas especializadas. Una tarde me fui a la Biblioteca Nacional y pedí un ejemplar del extinto diario El Mundo. 14 de abril de 1966: UMAP: forja de ciudadanos útiles a la sociedad. Búsquelo usted mismo.
Probablemente la única, o al menos la más extensa información publicada al respecto en la prensa cubana. El periodista, militante hasta la ceguera, escribía que algunos reclutas “tenían una formación distorsionada por creencias religiosas que les prohibían saludar la bandera patria y defenderla del enemigo”.
El creyente es casi siempre un disidente social, vive de un modo distinto, pone su mundo espiritual por encima del material. No eran buenas cartas de presentación para un país que se perfilaba hacia los 70′ con un reforzamiento de métodos francamente totalitarios, producto en parte a la agresividad de los vecinos norteños.
Tendrían que pasar años para que determinados factores, como el crack antillano de los 90′, facilitaran el diálogo de sectores de la ciudadanía marginados hasta entonces, especialmente con los creyentes. El país hacía más agua de lo habitual, y hubo que ampliar la convocatoria de remeros.

A partir de ahí hubo hitos en la relación Iglesia-Estado.Tengo un vago recuerdo de la Celebración Evangélica de 1999, cuando el gobierno permitió predicar abiertamente en las plazas públicas de la Isla, luego de casi 40 años atacando frontalmente toda clase de proselitismo. De lo sublime…a la televisión, a los periódicos, a la Plaza de la Revolución misma.¿Cómo olvidar la visita del Papa Juan Pablo II?
La labor anónima del Doctor José Carneado como conciliador entre los religiosos y los comunistas fue trascendental. La Oficina de Atención a Asuntos Religiosos del Partido, se convirtió en un primer, incompleto, pero importante canal de comunicación.

Luego del necesario rewind vuelvo al encabezado pero en forma de pregunta. ¿Quizá por todo esto no debo decir que hoy en Cuba se coarta la libertad religiosa? Voy a ser bocón porque este país lo requiere: viven prejuicios y actitudes intolerantes. No ya por parte de la población mal-educada en las décadas precedentes, sino a nivel institucional. Rezagos de aquel apartheid de fes.

¿Por qué el Registro de Asociaciones se niega a incluir a grupos religiosos pacíficos, activos y de rápido crecimiento? En esa situación se encuentra el Movimiento Apostólico. Los cientos de miembros de la denominación tienen que reunirse clandestinamente gracias al desconocimiento del Ministerio de Justicia. ¿No es más fácil regular que prohibir?

Este grupo no puede alquilar locales para reunirse o siquiera hacerlo en casas de sus adeptos. Un problema que choca doctrinalmente con la importancia que para ellos tiene el lugar de culto como estructura, pero también como símbolo. Los líderes apostólicos han tratado de legalizar su situación, pero han sido bateados olímpicamente.

¿No afirma la Constitución que nuestros ciudadanos pueden practicar el credo de su preferencia? Nadie en Cuba debería estar por encima de la Carta Magna. Mucho menos un Ministerio, que se supone existe para hacerla cumplir.Si sus líneas se violentan, ¿qué podrá quedar para el resto de los papeles?
Otra historia para ustedes: en las becas universitarias cubanas se hacen fiestas épicas;puedes conseguir drogas; y pornografía, incluso alguna hecha en los propios apartamentos. Sin embargo, existe una presión irracional hacia una red estudiantil cristiana que opera en toda la Isla casi en secreto. Ojo: casi en secreto porque les han obligado.
Ese movimiento espontáneo hasta el día de hoy no tiene nombre, así que me tomaré el atrevimiento de llamarla Red Universitaria Interdenominacional (RUI).Aunque este articulista ha podido constatar sólo su excelente funcionamiento en La Habana, al parecer cientos de creyentes que cursan estudios superioresparticipan en las reuniones de oración y lectura bíblica. Encuentros que las autoridades de las instituciones académicas prohíben, coartando la libertad de reunión del grupo.
Organizaciones eclesiales foráneas brindaron apoyo a la RUI en algún momento. Eso despertó recelos por parte de la directiva de Educación Superior. Pero sin lugar a dudas, son la promoción del liderazgo para el trabajo al interior de la creciente comunidad cristiana, y la conexión con las nuevas generaciones los elementos susceptibles para el poder estatal. Los líderes de la red afirman no perseguir fines políticos.
La enseñanza en Cuba es laica desde los años 60 y defiende postulados materialistas. Sin embargo, la vida personal de los becarios está fuera del alcance de esa o cualquier otra disposición legal, pues entra en el plano de las libertades individuales.
Imagino que en cada universidad varíe la intensidad de las presiones, pero en las principales de la capital son fáciles de constatar, aseveran algunos miembros. En un centro politécnico, por ejemplo, los internos han tenido que cambiar varias veces los sitios en que realizan sus cultos para no ser descubiertos por las autoridades docentes.
No sé si a ustedes les resulta extraño, pero, ¿dónde puede haberuna objeción para que estos jóvenes se congreguen? Quieren mantener el estilo de vida que llevaban antes de llegar a las becas, y prohibírselo sería tan abusivo como despojar de elementos identitarios a un estudiante extranjero, por poner un ejemplo. Su credo es parte de su vida.
¿Que hacen proselitismo? Si respetan las decisiones personales en el proceso, y no afecta su vida escolar, ¿ese es el problema? Si así fuera entonces los decisores no han aprendido nada en medio siglo de fracasos: los fundamentos de una religión con miles de años de existencia han probado ser inamovibles. Predicar a su Dios es uno de ellos.
La coacción a la que son sometidos los líderes de la RUI en La Habana es real. Unos me piden los mantenga en el anonimato, varios se niegan a darme cualquier declaración, y otros llegan a amenazarme si publico algo del tema. No los culpo: el miedo habla por ellos. Quizá por ese motivo no se ha denunciado hasta hoy la situación en que viven estos jóvenes. El miedo también paraliza.

Sé que hay muchas otras historias parecidas; algunas ciertas, varias no. A veces en verdad se mezclan la política y la propaganda (de ambos lados del Estrecho de la Florida) con la religión para hilvanar dobles, triples y quíntuples discursos. Un reporte de la SINA (Sección de Intereses de Esatdos Unidos en La Habana) citaba la coerción contra las Damas de Blanco como ejemplo de que en la Isla no se respeta la libertad religiosa. El grupo es uno de los rostros más conocidos de la oposición sistémica, y es calificado por el gobierno como mercenario por tener vínculos con Estados Unidos. De modo que las autoridades identifican a un enemigo político. Detener a esas mujeres camino a la Iglesia de Santa Rita no es prueba de la intolerancia hacia los creyentes.
La comunidad cristiana cubana, en sentido general, ha probado ser un sector respetuoso con las leyes del país, aunque es tal vez de los que más reclamos tienen. Las redes espontáneas de ayuda a los necesitados que se organizan localmente y aquellas que conectan a todo el país en caso, por ejemplo, de desastres naturales, prueban el amor sin etiquetas por esta nación y su gente. Si la doctrina no promueve el odio, la violencia o el extremismo que infecta otras partes del mundo; si se ha convertido en una verdadera escuela de ciudadanos, promueve un comportamiento cívico, el respeto a la familia; si ayudan con una labor inconsciente a la unión de la Cuba dispersa, promueven el perdón como acción sanadora, señores, ¿dónde está el problema?

Anuncios

5 comentarios

  1. Reblogueó esto en Margarita Valdesy comentado:
    Excelente en todos los sentidos y esclarecedor, sobre todas las cosas; pero las religión cristiana no es la única que pasa por eso. ¿Qué se sabe realemntne de la comunidad judía cubana o de la budista?
    Una cosa me parece que quedó fuera: al mismo tiempo que se manifestaba la hostilidad -sutil o abierta- hacia protestantes y católicos, las religiones de origen africano corrieron con mejor suerte en los medios. A través de la musica y los dramatizados siempre han tenido una vía de expresión abierta. ¿Cómo no se extinguió la rumba (como música y como danza) en esas épocas, sino que logró ascender como símbolo de cubanía? Porque no se pueden ignorar el matiz ritual en esa manifestación. ¿Cuátos papeles secundarios no han pasado por el cine y la TV cubanas donde aparece un oficiante o practicante de credo yoruba? Es evdente que las reglas del juego no suelen ser las mismas para unos y otros.
    Luego, sobre la RUI, prpongo quitar la U, pues en becas del nivel medio también existen estudiantes con creencias religiosas igualmente ávidos de un espcaio propio. Por experiencia sé que en el IPVCE Lenin funcionó un Círciulo Cristiano entre 2006 y 2009. Era algo natural que se reuniran en el Bosque de la Amistad de la Unidad 1, pues el director tenía pleno conocimiento de ello. Si medió una autorización o permiso para esa reuniones, no lo dudo; pero sucedían. Ignoro si el Circulo Cristiano d ela Lenin se extinguió y aunque no fui uno de sus miembros ni asiduos, sé que era un lugar de aceptación y apoyo que no se escondía ni andaba predicando a voces, simplemente existía a la par de otras actividades de estudiantes en su tiempo libre como lo era la liga de Futbol entre albergues de varones. ¿Es realmente un peligro que se reunan los cristianos a practicar su religión? Desde mi punto de vista es pura aprehensión y estrechez de fronteras.

    Le gusta a 1 persona

  2. Excelente en todos los sentidos y esclarecedor, sobre todas las cosas; pero las religión cristiana no es la única que pasa por eso. ¿Qué se sabe realemntne de la comunidad judía cubana o de la budista?

    Le gusta a 1 persona

  3. Con lo de las religiones afrocubanas creo q sí se ha favorecido su divulgación, vendiéndola como “cultura”…y claro que es cultura!, pero lo q ocurre es q mientras se organizaban giras del Ballet folclórico y se hacían museos como el de Guanabacoa -que podríamos denominar, “proselitismo institucional”- no se permitía a los evangélicos, por ejemplo, entrar a un hospital para repartir tratados…¿Y no es acaso el mundo evangélico parte también de nuestra historia como país?: desde Generales de las guerras de independencia y cubanos que apoyaron a Martí en sus recorridos por Estados Unidos, hasta Frank y Josué País, han sudado, amado, llorado y muerto por/con Cuba…
    Ahora mismo, por ejemplo, tenemos otra historia con tufo: entre las actividades por cuenta propia que el Estado incluyó en la más reciente apertura del sector se encuentra la Venta de artículos religiosos. Pero solo pueden ejercerla los naturales para vender elementos de culto de la Santería!!! What daaaaaaaa h**l are u talking about!?: ¿ninguna otra religión puede comercializar artículos propios de su fe?!

    Me gusta

  4. el problema quizás esté en el no reconocimiento a la diversidad ideológica, religiosa, cosa que aun lacera demasiado el imaginario de los cubanos y por consiguiente sus actitudes y comportamientos, y es triste, tristísimo saber que un sistema que es en sus esencias inclusivo, continúe defendiendo la exclusión…

    Le gusta a 1 persona

  5. Tienes razón Debi, LET IT BE es un himno en Cuba para algunas cosas, pero para otras no.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: