LA BIENAL SILVESTRE

Obras de arte que valen miles de dólares en una bodega: lo más loco que he visto en meses. Lo más transgresor al sentido común han sido las cerámicas de Amelia Peláez frente a la pesa adulterada, y un gallo de Mariano velando el frigorífico (vacío) de cárnicos. Los dibujos de Lam y Antonia Eiriz parecen advertir al consumidor-espectador que todo Romerillo ha florecido en un arte silvestre. El barrio –con fama de fabela tropical– se transmuta en Museo Orgánico, y el paseante se pierde entre las galerías que van desde el paseo principal, por esquinas, fachadas y tapias. Artistas de la isla y el mundo plantan semilla en las calles, con Alexis Leyva Kcho de jardinero mayor, para extender la 12 Bienal de Arte Contemporáneo al oeste de la capital.

 

ESTE FOTORREPORTAJE FUE PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LA REVISTA ON CUBA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: