El sudario ajeno

Poses

Poses, poses, poses…Y a la hora cero, corren, corren, corren

Quizá lo que más detesto del mundo mil nueve ocho cuatro es al falso rebelde. No imaginan cuánto escuece la pose de víctima, las frases hechas con ciertos ante o post de “el oficialismo”, al uso “…no me soporta” o “no trabajo para…”, como si al oficialismo le importara si quiera su nombre.
Las divas del dolor no pagan por lo general el precio duro, real, laberíntico y relegante de estallar en mil nueve ocho cuatro. Ni saben de eso, aunque anhelan de mala fe que cuando suba el telón las censuren para hacerse famosas.
Pero decir cuando la gente tiene orden de callar, recordar cuando el olvido es la norma, desempolvar las mentes, tiene sus consecuencias. Uno puede, por ejemplo, ser amenazado de muerte (muerte de bala en cabeza); llevarte a los tribunales; gestionar comisiones para expulsarte de un sitio…o, inclúyanlo en la lista, perder un viajecito, un avión. Extrañamente a los que más fastidian los meses grises de mil nueve ocho cuatro son los que menos corean sus desgracias. Y derecho no les falta.
Los falsos rebeldes saben que una línea acusatoria, una frase en el pasillo o un “dejar caer” no es ni medio número en mil nueve ocho cuatro; pero aún así lo hacen para engrosar su etiqueta, como si llenaran currículo para un “por si acaso después” llega mil nueve ocho cinco. Máscaras.
De niño me enseñaron: cuando algo se va hacer, se hace bien o no se hace. Lo demás es trasvestirse con el sudario ajeno. Casi siempre, casi siempre, le queda grande al farsante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: