LOS NIETO: 50 años después

Estamos hablando de una de las familias más influyentes dentro de la comunidad evangélica cubana. Desde la segunda mitad del siglo XX la mano de los Nieto, primero al interior del Ejército de Salvación y luego al frente de la Liga Evangélica (LEC), ha dejado huellas por toda la isla.

Alejandro Nieto (hijo) y su esposa, Álida León, actual presidenta de la LEC.jpg

Alejandro Nieto (hijo) y Álida León, presidenta actual de la LEC

De su ascenso al liderazgo en esta última denominación se cumplen 50 años este domingo, 24 de abril de 2016. Alejandro Nieto (padre) asume junto a su esposa Esther Selles el pastorado en 1966, en medio de la década más convulsa de la Revolución. Gracias a una paciente sabiduría el matrimonio logró la sobrevida de la otrora pequeña iglesia de Marianao.

Sería en 1982 que Alejandro Nieto junior llevaría de la invisibilidad al protagonismo a la denominación, hasta convertirla en la más grande de las nacidas en Cuba. La del 90 fue una década de expansión por casi todas las provincias del país. Fue también el tiempo en que la LEC lideró el movimiento protestante cubano para enfrentar el crack económico y organizar aquel evento sin precedentes llamado Celebración Evangélica de 1999.

Alejandro Nieto junto a sus hijos.jpg

Alejandro Nieto junto a sus hijos

Este siglo la Liga continúa siendo centro de atención para la comunidad creyente. A inicios emprende con éxito una experiencia misionera que reta aquello a lo que la historia nos tenía acostumbrado en Cuba: la LEC, una iglesia cubana, funda misiones en el exterior. Dos en Estados Unidos, una en Costa Rica y otra en República Dominicana. En 2011 asciende la primera mujer al pastorado denominacional: Álida León, viuda de Alejando Nieto (hijo). Se rompe así un tabú antediluviano sobre el liderazgo de las iglesias en manos de las féminas.

Hoy Noel Nieto León, es el pastor más joven de la denominación y cuenta con el récord mínimo de edad para acceder a ese cargo en la historia de la Liga. La continuación está garantizada, y esperemos que cinco décadas después de hoy podamos cronicar el centenario de esta familia de líderes.

Emblema de la Liga Evangélica de Cuba (LEC)

Emblema de la Liga Evangélica de Cuba, una de las denominaciones más extendidas por el país

***

Fragmentos del libro Tú no te llamas desierto en los que se habla de la ascensión de la familia Nieto al liderazgo de la Liga Evangélica de Cuba.

 

El 17 de abril de 1966 es convocada con carácter urgente la plana mayor de la iglesia. Eugenio Castañeda da un anuncio inesperado: él, su esposa y Jesús Abreu González presentan sus dimisiones «con carácter irrevocable y por razones de orden privado»1.

Los miembros de la Junta se miran entre sí. Es la primera vez que un pastor renuncia al cargo que ha jurado desempeñar fielmente durante el bienio que le corresponde. ¿Habrán tratado de indagar más en las razones personales que los llevan a tomar tal decisión?

No queda otra opción; finalmente, se acuerda aceptar la triple renuncia. La Liga Evangélica de Cuba ha quedado acéfala.

La Junta conoce el peligro que corre cualquier iglesia sin orden. Los días son turbulentos en Cuba. ¿Será por ese motivo que los Vocales se niegan a dar el paso que los Estatutos les exigen? Sustituir a los renunciantes no es tarea fácil.

Piden al Reverendo Castañeda que ocupe provisionalmente la Presidencia hasta que sea elegida la nueva directiva. Solo hace falta un poco de tiempo. Tiempo para reordenar, poner la cabeza en su sitio.

Los Vocales ven los cielos abiertos cuando Castañeda da el sí. Humberto Ferrer, Secretario Letrado en funciones, toma nota en ágiles movimientos: «José Luis Salinas propone y se aprueba por unanimidad que se convoque a elecciones para el próximo domingo veinticuatro de abril a las nueve y treinta de la noche».2

Antes de acabar la reunión la Junta aprueba el ingreso como miembros de Alejandro Nieto Campos, Evelio Martínez García y Ester Selles.

Tres se van, tres vienen.

 

Alejandro Laredo

Castañeda fue maestro o tuvo algún vínculo con Nieto Campos durante sus estudios en el Seminario y la mayor parte de los estudiantes que tuvo fueron grandes pastores de la iglesia Los Pinos Nuevos y en otras denominaciones.

Al igual que Danilo, él se marchó del país. Sencillamente la política no les gustaba, no que tuvieran problemas. No creo que fueran amenazados ni nada, pero parece que estaban huyéndole al comunismo como dice alguna gente.

Realmente en Cuba el comunismo no se conocía como tal. Antes del 59 estaba el PSP3, pero nadie hablaba de eso. Sobre todo las personas que tenían contacto con los norteamericanos, decían « ¡Lo que viene para Cuba es Comunismo! ¡Mira, van a hacer esto ahora!» La gente decidía irse pensando que ocurriría lo peor.

 

Pablo Mejías

Cuando Eugenio Castañeda se marcha, mucha gente deja de ir a la Liga.

En Miami él planta una iglesia. Lo sigue, por ejemplo, una familia amiga de mi padre -porque el hombre de la casa había sido militar también. Esas personas vivían en una de las viviendas colindantes con el templo.

Nieto llega y encuentra pocas familias. Recuerdo que se quedó una señora mayor que se llamaba Sara Innis; Grisel Cordové (que sigue en el evangelio en el extranjero); Caridad, una mujer que vive aquí, al lado de la iglesia, y su familia aún se congrega en esta iglesia. Esos son algunos de los nombres que recuerdo.

 

Gloria Jorge

Desconozco los motivos por los que se va del país. No sé si era porque tenía familia allá, pero siempre tuvo el deseo de irse; y por eso llama a Nieto.

Pero incluso, después que se marchó mantuvo alguna relación con Nieto. Ellos se comunicaban. La prueba es que una vez mi esposo tenía necesidad de un medicamento que solo se podía conseguir en Estados Unidos. Nieto habló con Castañeda, y mandó la medicina.

(…)

Para contar en silencio

Me ha contado una de las más antiguas miembros de la LEC que Eugenio Castañeda, por temor a que le retuvieran la salida del país, permutó el apartamento que daba a 45 por uno al fondo de ese mismo pasillo, y lo «dejó al cuidado» del CDR4. La misma suerte corrió el pisicorre negro. Así, cuando Nieto llegó ya la iglesia había perdido el auto.

Por otro lado, Alejandro Laredo mantiene su versión de que ese Ford 60 se perdió porque cuando el pastor hacía operaciones legales como el cambio de chapa tenía que poner su nombre. «Entonces cuando se fue del país –explica Laredo- se determinó que el Estado debía quedarse con él».

 

Ester Selles

-No te puedo dejar nada, no hay fondos; pero me voy tranquilo si te quedas al frente de la iglesia.

Así le dijo Castañeda a mi esposo poco antes de marcharse para Estados Unidos. Él había sido mi pastor. Con él me convertí y empecé a trabajar en la Escuela Dominical, a dar Cultos de Barrios (algo así como las actuales células). Todo eso en Puerto Padre, Las Tunas.

Alejandro y yo llegamos aquí con nuestros niños pequeñitos. Alejandrito tenía dos años y Estercita unos meses. En esta iglesia apenas se reunía unos pocos hermanos, muy fieles y valientes, como lo exigían aquellos tiempos. (Cuando se convertía una vida eso era una fiesta). Diezmaban muy poco, y la ofrenda de los domingos, que era la mayor, era de dos pesos con cincuenta centavos.

Estábamos adaptados a los tiempos difíciles. Mi esposo era muy pobre; antes de convertirse trabajaba en la Zafra y en cualquier otra cosa que apareciera para ganarse el sustento.

En 1955 terminó sus cuatro años de estudios en el Seminario de Los Pinos Nuevos. El 2 de febrero del 57 nos casamos, y vinimos para La Habana. Estudiamos y trabajamos un tiempo con los hermanos de Ejército de Salvación, pero las ansias de Alejandro por salir a predicar lo sacaron de la oficina donde estaba. Sentía un llamado de Dios, y fue ahí cuando Castañeda y su esposa –con quienes nos llevábamos muy bien- nos mandaron a buscar para pastorear la Liga Evangélica de Cuba.

 

Nadie puede asegurar por qué Eugenio Castañeda quería marcharse. Dice Pablo Mejías que murió por el 2010 aproximadamente. Antes de ese año lo encontró en el Seminario Los Pinos Nuevos dando una conferencia.

El rostro inconfundible, el cuerpo voluminoso… Pablo casi no tenía dudas de quién era ese señor. Luego de terminar su intervención se acercó a él. ¿Viene a menudo a Cuba?, inquirió. Sí, casi todos los años, para ver a mi familia. Sintió la tentación de preguntarle si recordaba la Liga, por qué no la visitó nunca más si fue de sus primeros pastores. Castañeda me contó que pastoreaba una iglesia en Miami -dice Pablo- y me dio pena hablarle del tema; quizá iba a pensar que lo estaba cuestionando. Se despidieron, y nunca más lo vio.

El 24 de abril de 1966, más de 40 años antes de aquel encuentro, la Junta directiva de la LEC se reunió, como había sido pactado, para elegir en los cargos de Presidente, Vicepresidente y Tesorero a Alejandro Nieto Campos, Evelio Martínez García y Ester Selles, respectivamente. Castañeda se despide. El Vocal Arsenio Aguiar agradece «a los directivos salientes lo que han hecho por la Iglesia».5 En su alocución inaugural Nieto Campos se compromete a dar lo mejor de sí frente a la Liga; y despide en oración a su predecesor.

Un caso interesante: a la semana de ser aceptados en la membrecía de la LEC, Evelio Martínez, Nieto Campos y su esposa, pasan a ocupar los principales cargos directivos…Por supuesto, la moción está condicionada por una estrategia de Castañeda, diseñada mucho antes de su renuncia.

Así comienza uno de los pastorados más extensos de la denominación (hasta 1982), y que involucraría el apellido Nieto a la trayectoria de la Liga. Cincuenta años después sus descendientes permanecen al frente de la institución; y promoverán algunos de los cambios más radicales en su historia.

Cuatro días luego de su toma de posesión, Nieto Campos convoca a su primera Sesión de miembros directivos. Sin retraso los últimos jueves de cada mes se efectúa la fiscalización correspondiente. Los primeros siete reportes registran cierta estabilidad: «la obra marcha bien»6, «no hay nada nuevo que informar»7.

En noviembre del 66 «se acuerda dar de baja como miembro de esta institución, por abandonar el país a los hermanos: Rev. Eugenio Castañeda Prado, de 43 años de edad, vecino de Ave. 45 # 8212 y de ocupación Ministro Evangélico, y a su señora, Agustina G. Ayrado Moya de Castañeda, de 38 años de edad y vecina de la dirección anterior y de ocupación, su casa».8 Quizá los dilatados trámites migratorios entre Cuba y Estados Unidos retuvieron al ex-presidente más de lo esperado en la Isla. (Incluso, Josué Abreu González no salió del país hasta febrero del 67).

La reunión propone, además, que Nieto Campos y su esposa ocupen la casa pastoral que deja Castañeda a finales de noviembre.

 

 

1 Acta 16.

2 Ibídem.

3 Partido Socialista Popular.

4 Comités de Defensa de la Revolución (por sus siglas): asociación barrial creada en los tempranos 60’. Protagónica en la movilización y organización de las masas. Participa, además, en ejercicios de vigilancia fronteriza y comunitaria de conjunto con el Ministerio del Interior y otros organismos estatales; en procesos investigativos y de verificación asociados al otorgamiento de plazas en trabajos que exigen alta confiabilidad; y cuestiones como viajes al exterior, etc.

5 Acta 17.

6 Acta 20, correspondiente al 30 de junio de 1966.

7 Acta 21, correspondiente al 28 de julio de 1966.

8 Acta 25, correspondiente al 27 de noviembre de 1966.

Anuncios

2 comentarios

  1. Narcisa Plaza Diaz · · Responder

    Una historia de paciencia, lucha y amor por las almas perdidas. No importa el tiempo que tuvo que pasar para ver la gloria de Dios en nuestra bella isla de Cuba importa el resto del tiempo que queda para seguir en el evangelio ganando mas almas para Cristo….Es lo que es Cuba para Cristo.

    Me gusta

  2. Me converti a CRISTO en la Liga en el 95 y pasé los momentos més gloriosos en el evangelio del 95 al 2001 sirviendo en Bejucal junto al pastor Fernando Leiva y Mercedes Hernandez, mis pastores. Gracias Señor por esta oportunidad: GLORIA A DIOS POR LA LEC! Jorge Duque y Rosa Cruz, siervos del SEñOR JESúS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: